Sismología
Geoquímica
Deformación
Geología
Peligrosidad
Volcanes Argentinos
 

Sismología volcánica

El estudio de una región volcánica, desde el punto de vista sísmico, es importante porque nos permite conocer diferentes aspectos del sistema volcánico. Entre otros: la dinámica y los mecanismos de transporte de flui-dos, los efectos o consecuencias derivadas de esa la dinámica y el posible estado de esfuerzos local y regional (mecanismos de fuente sísmica). Esto hace que las señales que se puedan registrar en este tipo de ambientes sean diversas entre sí, y algunas de ellas muy diferentes a las que se pue-den esperar en un ambiente puramente tectónico. El estudio y análisis de una región volcánica usando datos sísmicos requiere: detección y registro
de las señales, identificación y clasificación, y análisis cuantitativo de las mismas. Se puede obtener información de los parámetros de la fuente (posición, evolución espacio-temporal, cuantificación energética, física y naturaleza, etc.) y del medio (estructura de velocidad, atenuación, respuesta local, heterogeneidades, etc.).

El seguimiento de la actividad sísmica es la más antigua de las técnicas de vigilancia, ya que toda reactivación volcánica lleva asociado también un incremento de la sismicidad. Parte por identificar claramente las pautas de
la actividad sísmica durante la fase de reposo (línea de base) y controlar cuando esta actividad se va alejando de esa línea base, variando la distribu-ción de los distintos tipos de eventos, o la aparición de nuevas familias, así como la relación con otros fenómenos (cambios de la composición de los gases, temperaturas, deformación, etc.).

El estudio y seguimiento sísmológico se hace mediante la instalación de módulos digitales de una y tres componentes que pueden o no conformar un array sísmico. Algunas estaciones funcionan en registro continuo y otras por disparos, son registradas por un sistema de adquisición de datos que mediante un conversor analógico-digital se almacenan en una computadora portátil. En algunos casos también, se utilizan estaciones sísmicas con transferencia de datos en forma telemétrica.

El empleo de arrays sísmicos permite incrementar eficientemente la relación señal-ruido de cualquier registro. El umbral de detectabilidad se hace muy bajo, de manera que se pueden estudiar señales de pequeña amplitud y obtener información detallada sobre eventos de baja intensidad, que de otro modo pasarían desapercibidas. Esta técnica de array permite determinar el azimut epicentro-estación de la señal registrada.

 
Grupo GESVA. gesva@gl.fcen.uba.ar Diseño web